Domingo sin horas

El domingo me desperté un poco más tarde de lo normal, no había tenido una buena noche como ya es costumbre. Lo primero que pensé al ver el reloj, como también es costumbre, fue: ¿Qué tengo que hacer hoy? y ¿A QUÉ HORA?

Entonces se me ocurrió que los domingos no deberían tener horas, deberían ser simplemente domingos, sin fracciones de tiempo de ninguna clase, solo DOMINGOS. Los relojes deberían pasar de las 23:59 del sábado a “Domingo” (o “Sunday” si es que está muy americanizado) y quedarse ahí hasta que ya deban cambiar a las 0:00 del lunes.

clock-Domingo-Player

¿Te imaginás un domingo?

Levantarte cuando acabaste de dormir, bañarte cuando te den ganas (si es que te dan), comer cuando te de hambre, salir cuando querás, a donde querás, sin importar ni a qué hora ni por cuanto tiempo.
Finalmente irte a la cama sabiendo que al despertar será un nuevo lunes, con sus horas y sus afanes para enfrentar la vida normal, pero habiendo roto por completo las rutinas.

Ese sería un verdadero día de descanso, sin preocupaciones, sin ‘tener’ que hacer nada; solo hacer cosas por gusto… solo cuando te den ganas.

¿Será que, para empezar, ensayamos un domingo sin horas, o al menos sin relojes?

Para más información sobre los Domingos o los Relojes haga clic sobre la palabra respectiva.

Escucha la lectura de este post en formato podcast

 

You may also like...